Astún

Subimos por la noche con las furgos, tras una cena merecida como reyes. Nos despertamos a las 7,30 de la mañana, con el ruido de los coches subiendo a Astún (en serioooo, a las 7 de la mañanaaaaa) que no… que había competición justo ese día… (bueno vale).
Desayunamos tranquilamente, nos cambiamos, preparamos todo, y dejamos las furgos en horizontal, a lo rebelde, para diferenciarnos de la chusmilla de Astún.

Comenzamos por una pala, mega helada y bastante empinada, con lo que sufrimos un poquillo, y cuando ya no podemos avanzar más, nos ponemos las cuchillas de los esquís. Seguimos para arriba y justo en la frontera entre el sol y la sombra, tenemos una revelación. ¡¡¡Soy Gilipollas!!! Me he dejado las gafas en la furgoneta; tras confirmar que soy gilipollas, cojo el piolet, y ala, para abajo andando y para arriba de nuevo.

Típica postura de la Gruya 

Tras este pequeño paréntesis, seguimos con la excursión y nos cruzamos a unos señores muy majos, pero que hablan muy raro (hiepa = hola). Decidimos llegar a una pequeña cima de un risco, pero está totalmente helada, así que recogemos los esquís, sacamos piolo y crampones, y a darle al hielo.


Una vez arriba, divisamos una palita, muy bonita, con nieve blandita y que la vamos a gozaaaar. Ris, ras, ris, ras, como unos pros, escribimos sobre la nieve “SSSSSSSS” y seguimos hacia la siguiente cresta. Volvemos a ponernos las pieles de foca, y para arriba de nuevo.


Una vez arriba, a repetir la operación, búsqueda y captura de la palita bonita con nieve blandita y para abajo gozaaaaaaandola de nuevo. 

Cima, tooooma ya

Y por fin, decidimos hacer la última pala, pero esta vez, sin ponernos los esquís, que andando llegaremos antes. Exactamente, una vez arriba, disfrutamos de las vistas, fotografía obligada en la cima, y…. a disfrutar sin paraaaar.







Llegados a la última pala, y nos metemos por un pequeño bosque, con la nieve medio húmeda medio agua, así que nos tiramos por el esquí acuático, o esquí de supervivencia, bajando como podemos hasta llegar a la carretera. 

Alaaaa, a lo hippieee!

De nuevo en las furgos, sacamos el camping gas, las sillas, las mesas, y toda la comida que tenemos, y montamos un campamento mega-hippie para meternos entre pecho y espalda una buena comida merecida. Un gran día montañero. Lástima que no podamos ir a ver a Guindo hacer sus locuras en la nieve.





Iniciación a la escalada en Morata

Quedamos como señores, a las 10 de la mañana en la puerta principal de Grancasa, Ana Mari, Vanesa, Tocoda, Bea, Ventura y Laura. Montamos en la furgo y….EN EL COCHE DE VENTURA en el que va SU CUERDA y también SU NOVIA. 
Tras un viaje muy cortito y con buena compañía, llegamos a morata, aparcamos, y directamente a la aguja coñeriza, esas vías donde ha aprendido a escalar todo Aragón y parte del extranjero. 

Las chicas se portan como titanas, y suben todas sin ningún tipo de miedo ni problema, estas vías no tienen nada de chicha para ellas, así que nos desplazamos a la pared del reloj para abrir un V y un V+ a ver si les metemos un poco de caña a estas chicas.










Pero aún así, un par de vías bastante largas, de unos 30 m. pero ellas, como si nada, chinu chano, chinu chano, para arriba.


Cuando parece que están cansadas, Ventura propone otra vía, algo más durilla, así que nos vamos para allí, y tras hacer un par de pretadas, Ventura y yo hacemos la vía siiiin problema, así que las chicas, se van animando poco a poco.

Vanesa es la más valiente y lo intenta, pero ya está cansada y se tira de la vía para sentir la ingravedad de la cuerda.






Al igual que Bea, que llega un pelín más lejos, pero ya está cansada y se vuelve a lanzar.
Llega el turno de Tocoda, y con su nuevo arnés ultralight le pega bien fuerte a la vía, y tras un par de intentos, la completa como una campeona.


Buen día de escalada, todos nos vamos muy contentos y satisfechos, y una vez en zaragoza, nos vamos a meter unas papas bravas y una caña, que nos la merecemos.


























Habrá que repetir muy pronto…!!!!

Bienvenidas chicas al Cutreventura Team 





27 de febrero de 2012