La naturaleza ha dotado al ser humano de la capacidad para imaginar un futuro y planear para conseguirlo. Los que amamos viajar utilizamos esta capacidad para, entre otras cosas, soñar con futuros viajes. Es verdad que hay que disfrutar del presente, y nosotros tratamos de hacerlo, pero mentiríamos si dijéramos que no nos encanta pensar en los destinos a los que nos gustaría ir más pronto que tarde. ¡Para qué vamos a engañar!

Y sabemos que acabamos de llegar de un pedazo de viaje por Japón, pero no podemos evitar seguir soñando. Haciendo balance de lo que hicimos y no hicimos en nuestro viaje, hemos pensado en cómo queremos que sea nuestro próximo viaje a Japón. ¿Otra vez a Japón? Pues sí. Nos encanta este país y estamos convencidos de que lo visitaremos de nuevo. Por supuesto, no tenemos fecha ni va a ser el siguiente viaje que hagamos. Simplemente, se ha vuelto a añadir a nuestra lista de futuros viajes, y tarde o temprano volveremos 🙂

Hemos decidido escribir esta entrada porque incluyen ideas que podrían ser de interés a la hora de planear vuestro viaje por Japón. Así que, aquí está nuestra lista de cosas que queremos hacer la próxima vez que viajemos a Japón. Algunas cosas las teníamos planeadas antes del viaje pero que, al final, no pudimos realizar. Otras, en cambio, son ideas que han ido surgiendo a lo largo del viaje o después de este. 

 

Suscríbete a nuestra newsletter

1. Naturaleza

En nuestro viaje, intentamos mezclar el turismo en ciudades/pueblos con disfrutar de la naturaleza. Pero creo que la balanza no estuvo equilibrada (al menos para nuestro gusto) por varias razones, por ejemplo: 

-Tokyo es una enorme ciudad con una cantidad casi infinita de atracciones, por lo que conlleva unos cuántos días conocerlo “bien”.

-Además de la capital, queríamos visitar muchas otras ciudades y pueblos con intereses variados.

-Varios planes que teníamos en la naturaleza tuvieron que ser cancelados por un par de tifones, al final del viaje.

Por estos y otros motivos, nos fuimos con la sensación de que no disfrutamos de la rica naturaleza nipona tanto como nos habría gustado. Así que, nuestro próximo viaje por Japón se centrará más en descubrir el patrimonio natural de este país: montañas, mares, ríos, bosques cascadas, lagos… 

Impresionante naturaleza que nos envuelve en Japón

Impresionante naturaleza que nos envuelve en Japón

2. Monte Fuji y alrededores

Un ejemplo concreto del punto anterior es este. A nosotros nos encanta la montaña y muchas de las actividades que ésta ofrece. Por ello, por supuesto, el monte Fuji era uno de nuestros objetivos del viaje.

Pero, aunque os pueda sorprender, no nos referimos a subir el monte Fuji (aunque tampoco diríamos que no ;)), sino a “verlo”. Este monte, que es uno de los símbolos más emblemáticos de Japón, es un volcán. Es decir, que no es el monte más bonito del mundo para subir. Lo bonito, en realidad, es verlo desde cierta distancia, para poder apreciar ese color azul tan característico (y el blanco en la cima, si no es verano). 

Para disfrutar de dicho paisaje teníamos, a falta de uno, dos planes. Uno consistía en subir a otro monte llamado Kita-dake y ver el amanecer desde su cima, con el Fuji al lado. El otro plan era pasar dos días por la zona de los cinco lagos que se encuentran a sus pies, y dar algún paseo en bici con un paisaje espectacular de fondo.

¿Y qué pasó? Pues que tuvimos que cancelar ambos planes por mal tiempo, incluidos tifones. ¡Hay que tener mala suerte para no poder realizar ninguna de las dos cosas! Como os podéis imaginar, el día que volvamos a Japón de nuevo, esperamos poder llevar a cabo estos planazos, ¡sí o sí!

Monte Fuji...pero desde la lejanía

Monte Fuji…pero desde la lejanía

3. Cicloturismo

Esto también está relacionado con la naturaleza, pero es lo que tiene el amor por ella 😀 Pero en este caso, no fueron planes cancelados, sino que, aunque pensamos en hacerlo durante el pasado viaje, terminamos desechando la idea. Aunque nos parecía muy sugerente la idea de recorrer Japón en bicicleta, en este primer viaje también queríamos visitar muchas ciudades, como hemos dicho antes. Y esto sumado a las complicaciones técnicas de llevar las bicis, las alforjas y todo el material en el avión, con el coste que eso conllevaba… nos echó para atrás. 

Sabíamos, desde antes de empezar el viaje, que no sería la última vez que visitaríamos Japón, por lo que dejamos el cicloturismo para otra ocasión. Pero, una vez terminado el viaje, las ganas de llevarlo a cabo han aumentado con creces, así que esto tampoco podrá faltar la próxima vez. De hecho, es muy probable que sea su eje principal 😉

4. Okinawa

¡Otro plan por la naturaleza y otra idea descartada antes del viaje! 

Okinawa es una prefactura (provincia) formada por islas, que se encuentra al suroeste del Japón, bastante alejados del resto del país. Vamos, que son las “Canarias japonesas”. El mayor atractivo de estas islas son, por supuesto, sus playas y mares. El agua turquesa y los peces de colores vivos hacen que sientas estar en el Caribe, y es que no tiene nada que ver con las demás playas de Japón. 

Es un lugar más que recomendable para cualquier persona, a no ser que odies el mar. Sin embargo, el interés aumenta exponencialmente si eres buceador, como nosotros. ¡Se nos caen las babas imaginándonos sumergidos en sus aguas cristalinas y entre bichos marinos de colorines!

Además, al estar tan lejos del resto de Japón, tanto la cultura como la naturaleza es diferente de él. La arquitectura, la gastronomía, las plantas, la música… Las islas de Okinawa esconden muchísimos tesoros que descubrir. 

Si tantas ganas teníamos, ¿por qué no fuimos? Esta vez la causa no fue el tiempo, sino el bajo presupuesto con el que contábamos. Preferimos hacer un viaje lo más low cost y largo posible. Es por eso que decidimos dejar para más adelante el sueño de bucear por los mares de Okinawa. ¡Y lo haremos sin duda!

¿Cómo no vamos a querer bucear aquí?

¿Cómo no vamos a querer bucear aquí?

5. Más pueblos

Las grandes ciudades suelen tener muchas atracciones turísticas, y las que visitamos en nuestro pasado viaje, las tenían. Y aunque disfrutamos de  ellas, no son lo que más nos gusta a la hora de viajar. Encontramos más encanto en los pequeños pueblos escondidos, ya que suelen mantener la cultura tradicional de cada país. 

Así que, la próxima vez que vayamos a Japón, no solo veremos naturaleza, sino también pueblos alejados del ajetreo de las grandes ciudades. Por ejemplo, hay algunos pueblos que se caracterizan por sus casas con un grueso tejado de paja para aguantar la enorme cantidad de nieve que suele acumularse en invierno. Suena bien, ¿verdad? Seguro que cae algún concurso de fotos 😉

Maravilloso atardecer en Kawagoe, un pueblo con encanto en Japón

Maravilloso atardecer en Kawagoe, un pueblo con encanto en Japón

6. Balnearios

Sí, así somos… ¡Fuimos a Japón y no nos bañamos en ningún balneario! Y eso que Israel soñaba con meterse en un baño al aire libre con una toalla colocada su cabeza (¿Demasiados dibujos animados? :P). Pero, entre pitos y flautas, se nos pasó la oportunidad de hacerlo realidad. Otra cosa apuntada en la lista 🙂

 

Suscríbete a nuestra newsletter

Estas son algunas de las cosas que se nos quedaron pendientes tras nuestro viaje por Japón. ¿Has incluido alguna en tu lista de cosas que hacer en el país del sol naciente? ¿O quizás tienes otras que no se nos han ocurrido? ¡Déjanos un comentario!