00De nuevo, fin de semana, tiempo de volver a coger aire para afrontar la semana, es el momento de descansar, pero no físicamente, sino psicológicamente.
Sabemos que este va a ser un año duro, entre trabajos y estudios, así que hemos decidido retomar rutinas de desconexión con la vida programada y frenética y volver a conectar con la naturaleza, el deporte y los amigos. Y esta vez, toca escalar 🙂

 

Suscríbete a nuestra newsletter

 

La escalada , nuestra vieja amiga

Después de trabajar muchos años en campamentos multiaventura, y de ver cientos de adolescentes probar por primera vez la escalada, puedo afirmar que existen dos sentimientos muy contradictorios la primera vez que pruebas la escalada: o la odias, o te enganchas. Y es que todo depende de la impresión que tengas durante tu primera vía; si está adaptada a tu nivel deportivo y es una vía sencilla y fácil de escalar, seguramente acabarás enganchado a este deporte. Es lo que nos sucedió a nosotros. Además, aparte de ser una actividad que debes realizar en el medio natural (escalar en rocódromo no es lo mismo) te concede buenas vistas de pájaro desde lugares inaccesibles a pie.

Por qué la escalada

La escalada tiene algo especial, algo que te ayuda a desconectar totalmente del mundo. Mientras estás colgado de una cuerda, algo en tu interior se activa, avisándote de que esa situación no es normal. Existe un cierto peligro de caída y toda tu atención se centra en ese momento, en cada uno de tus movimientos y en la localización de las presas más seguras para poder agarrarte. Todo lo demás desaparece, no importa, solo existís la pared y tú.
Aparte, hay que decir que la escalada es una actividad física maravillosa y completísima, ya que movilizas y activas todos los músculos de tu cuerpo, y a veces, incluso, extrayendo energía de donde no creías que existía.

Escalada en Tramacastilla de Tena

Hace dos fines de semana, fuimos a pasar un par de días con unos amigos, en un pequeño apartamento en Escarrilla, muy cerca de Tramacastilla de Tena. Lo típico, solucionar el mundo mientras bebemos unas cervecillas y comemos unos kikos y, por supuesto, desconectar y disfrutar de la escalada 😉
Tramacastilla es un lugar muy acogedor y con vías muy fáciles para comenzar en esto de la escalada. Existen un par de sectores con unas praderitas de hierba, donde podéis extender una manta de cuadros y llevar vuestra comida de pic-nic en una cesta de mimbre mientras escucháis el cantar de los pajaritos 😛
Si os convence la idea, aquí os dejos un link a la página oficial de Tramacastilla con las reseñas de todos los sectores.

Disfrutamos… ¡y mucho!

Aquel fin de semana, pudimos disfrutar de muchas cosas: disfrutamos del día, con un sol radiante y cálido; de la escalada, que fue una nueva toma de contacto con este deporte olvidado; de la compañía…, y es que la escalada es mucho más que subir paredes de roca 🙂 Y, por supuesto, disfrutamos también de nuestros juguetitos; y si no has visto el vídeo que hicimos ese fin de semana, no sé qué haces que no estás pinchando aquí para ver algunas tomas muy chulas de la zona tan bonita de escalada que tienen en Tramacastilla de Tena.

 

Suscríbete a nuestra newsletter