Trail Toledano por el Anayet y su vértice.

Preparado para pasar un fin de semana montañero con Mr. Campeón del Mundo Rocky Toledo! Lo tenemos todo preparado, comida hecha en casa, horarios perfectamente cuadrados, todo, para disfrutar de un fin de semana deportivo y depurante!

Pero…a medio camino del Pirineo, Berta decide que no avanzará más hasta que cambie le maldito EGR de la gasolina diesel, así que tenemos que llamar a una grúa, que nos llevará hasta San Mateo de Gállego, donde nos espera un taxi que nos transporta hasta el barrio de Valdespartera y desde ahí, cambiamos todo el material a la furgoneta de Guindo y tiramos, una vez más hacia el Pirineo.


A nuestra llegada son las 2.00 AM así que nos vamos a dormir directos y de cabeza.

Al día siguiente, nos cuesta un poco levantarnos debido a la trasnochada y la aventura del día anterior, pero a las 10:30 estamos preparados para partir hacia Formigal; aparcamos en el aparcamiento de Anayet, y desde allí, nos lanzamos campo a través hacia nuestro destino.

Empezamos un poco a lo loco y a vista, pero al llegar a lo alto del primer remonte, decidimos dirigirnos hacia el camino señalizado por el GPS y desde allí, sin problema llegamos hasta el ibon del Anayet. Donde nos esperan unas vistas espectaculares en un día de primavera perfecto para correr.

Llegados al collado, nos dirigimos primero hacia el pico Anayet, y tras pasar el paso más “difícil” del pico (un pequeño paso con caída bastante peliaguda, pero bien equipado con cadena) llegamos a un pequeño barranquillo encajado en la roca, sin ningún peligro. Una vez arriba, barrita de plátano, y para el vértice del Anayet, donde, en el punto más alto, no necesitamos ni siquiera el cortavientos, puesto que el día es….impresionante.

Hacemos mitad de la cresta, y nos parece que si subimos Arroyetas, luego nos queda mal ubicado para volver donde hemos dejado el coche, así que nos decidimos por Espelunciecha y volvemos a bajar por el GR11 hasta el coche. Una ruta muy chula, no muy dura, y llena de exquisitos paisajes.




Volvemos a la escalada

El domingo, estamos reventaos, pero con un esfuerzo titánico nos levantamos de la cama, hacemos la comida, desayunamos, limpiamos toda la cabaña nos vamos hacia Tramacastilla, una escuela bastante fácil para recordar viejas sensaciones de la escalada y preparar la próxima temporada.

Llegamos a una de las zonas más fáciles y empezamos por los IV’s. Cuando tenemos todos hechos, cambiamos de zona, y vamos a por algo más de nivel V+ y 6a+, pero como digo, en esta escuela, el grado esta bastante barato y sacamos las dos vías sin problema, pero suficiente para darnos por satisfechos, recogemos todos los bártulos… y de vuelta a casa. Fin de semana espectacular de montaña, como muchos de los que nos esperan.