Y bienvenidos de nuevo a el cutre-blog amigos de los deportes en la naturaleza.
Después de un largo invierno de parón, en el que, ciertamente el frío, la nieve y la regulera meteorología han causado que nos pongamos más tristes que un mosquito picando una momia, el sol ha llegado queridos amigos, y con ella la primavera y corre, corre, que la nieve no espera!!!


Vuelta al Midi d’Osseau


Como mandan todos los manuales, y esta vez en serio, quedo con Rocky a las 7 de la mañana, para llevar todo listo y preparado (mochila hecha, esquís encerados, ropa de esquí puesta,…) para intentar llegar a una hora prudente, aunque ahora los días alargan más, pero sabemos que no es recomendable acabar las actividades de montaña muy tarde.

Entre pitos y flautas, se nos hacen las 10 de la mañana, y nos ponemos en marcha a un ritmo tranquilito, para calentar, así que nos dirigimos hacia…. ups, río, media vuelta, buscamos un puente, ahora si, vamos hacia esa lometa que hay una especie de… uy, otro río, media vuelta, a buscar otro puente…. aiba, espera espera, espera, vamos a comprobar bien el terreno…. vale, ahora vamos bien, son las 10:35 y todavía estamos a 100 metros de Berta, exacto, como todos habéis podido adivinar….. somos gilipollas.
Comenzamos a foquear por el camino hacia el refugio de Pombie, que todavía esta cerrado, pero al llegar, nos encontramos con el deshielo de un ibon y un color precioso, rodeados de auténtica paz… como nos gusta la montaña, aunque nos dejamos la piel en ella, siempre nos devuelve una fuerza y una vitalidad, que no sabemos de donde surge exactamente.
Llegados al collado a faldas del Midi, quitamos focas y para abajo!!!! aunque la nieve no es de calidad, el simple hecho de sentir el aire en la cara y ver como vamos atravesando el paisaje es impresionante y nos devuelve energías. Después de un pequeño repechillo, nos toca esquiar por entre árboles en un bosque, donde la nieve, estaba mucho mejor que al raso, suponemos porque no ha transformado tanto, al recibir sombra de los árboles.
Llegados a la zona de los ibones, nos paramos a disfrutar de las vistas y llenar de gasolina el depósito, pero no como en Montegordo, un bocado de pan, jamón y por supuesto fuet, y listos para el segundo asalto.

La subida hasta el segundo collado, esta dividida en dos partes, la primera es una plana gigante, donde no hay nieve, y tenemos que echarnos los esquís a la espalda; un sitio muy agradable y donde, estamos seguros, en verano se puede acampar y disfrutar de la naturaleza en pleno esplendor, pero ¡ojo! que también hay que cuidarla para los que vengan después, no queremos cerdos, de los que ensucian, en nuestros montes.

La segunda parte se hace más dura, son casi 700 metros de desnivel en apenas 4 km, pero chino chano, y con la ayuda de los 600 gr de frutos secos que llevamos ( si somos así, la antítesis de los pros que cuentan los gr y las calorías) llegamos sin ningún problema hasta el collado que nos permite cambiar de valle y llegar, cómodamente esquiando hasta Berta, donde nos espera solita en el aparcamiento.
En resumen, todavía había algo de nieve para poder hacer la actividad con algo de dignidad. Actividad, por cierto, preciosa, aunque no pudimos disfrutar de las vistas del Midi por una nube que estuvo encima durante todo el día, altamente recomendable.

English Version

We wake up too early and the street looks like the space before the Big-Bang, but we got out our first target, to arrive early in France; in fact, we had all the equipment ready, so finally we started the activity at 10:00 a.m.

First of all, we had a lot of problems with the small rivers, and as a consequence, we spent too much time trying to arrive to the beginning of the path, anyway, we started to ski up hill and when we reached the Pombie refuge it was closed, but we were able to take some nice pictures from the lake.

We continued until a mountain path, where we put the skies in downhill position and enjoyed the descent a lot.

The second parto of the excursion was really amazing, because we were skiing into the forest, surrounded by trees, as well as the ascent, easy and beautiful, in spite of the las slope, we needed to stop to eat something because we had running too much on the last stretch.

However we enjoyed it a lot, because we were looking for own limits all the time and trying to push ourselves out from them.

In conclusion, a really nice track, with amazing views and a very good training for the more athletics.

Version Français

Nous nous réveillons à six heurs pour un rendez-nous à sept heurs, nous avons un petit voyage mais une grande aventure devant nous.
Il n’y a pas beaucoup de voitures sur la route et nous arrivons au parking à 10:00. C’est á ça moment lá, que notre aventure commence.
Il n’y a pas beaucoup de neige, mais il y en a suffisamment pour monter sur la montagne tout le temps avec les skies.

Nous arrivons au refuge de Pombie, lequel est encore fermé, de toute façon, nous prendrons des photos. Après ça, quand nous arrivons à le col du Midi, c’est le moment de la descente!
La neige n’est pas fraîche, mais nous le savions déjà, donc nous nous bornons à skier doucement et à nous amuser dans la montagne.
Une fois que nous finissons et nous arrivons à la zone des lacs, nous décidons de manger quelque chose et de continuer le parcours.
La deuxième partie est un peu plus dure, parce que nous montons 700m en un peu plus de 4km et arrivés au sommet, nous avons 1500m de dénivellation dans nos jambes.