Cuando los sueños se hacen realidad

¿Hay algo más bonito que cumplir un sueño?  Hay gente que dice que es triste cumplir un sueño, porque como ya lo has cumplido, deja de ser un sueño. Ja! Soñadores principiantes! Cuántas veces puedes repetir un sueño y ser feliz haciéndolo una y otra vez!

 

 

RAID DE TAMARITE DE LITERA

Si amigos! Por fin! Todavía recuerdo mi pre-adolescencia, cuando ví por primera vez, el campeonato de Europa de Raids de Aventura y me quedé con la boca abierta, imaginando que estaba allí, practicando ese fantástico deporte. 16 años después, no pude dejar de sonreír durante las 8 horas del Raid Indiquetas en ST. Feliu de Guixol y por fín, dos años después, parece la idea de fomentar este deporte comienza a desplegar algunas raíces.

Tras un duro trabajo de concienciación a nuestros amigos del Club Alpino Universitario de Zaragoza, y a base de lavarles la cabeza con mensajes subliminales mientras dormían, vídeos con frecuencias bajas incitándoles a la participación, y millones de euros gastados en neuromárketing, por fín les convencí para que participaran en el fantástico Raid de Tamarite de Litera, formando hasta 3 equipos diferentes.

Equipo Aventura: J. Luis y Kike
Equipo Iniciación: Germán y Ana
Equipo Aventura solo: Israel

Llegados a Tamarite el sábado por la tarde, y tras la primera toma de contacto con los mapas, las postas, preparar el material y dejarlo listo para que la organización lo distribuyera en las distintas zonas de cambio, nos dirigimos hacia Benabarre, para dormir en una zona de acampada, cerca de una ermita.
Mientras el resto de equipos cenaban sus platos de pastas, sus geles y sus polvos recovery, nosotros preparábamos unas brasas con unas Protein Pancetas, unos L-Carnaca de chorizo y unas Longanizas ramificadas (también preparamos una ensalada, por lo de sentirnos mejor comiendo verde y tal)

Al día siguiente, y tras remolonear todo lo posible, llegamos justicos para ver la salida de nuestros compañeros competidores, y nosotros, a nuestro ritmo, salimos con 5 minutos de retraso…con la calma.

Pero el karma es sabio, y apenas 1km más adelante, la mayor parte de los competidores había confundido el camino, y habían perdido otros 5 minutos, con lo que nuestro super equipo, Drink Team, se posicionó en primera posición de la carrera….sublime.

Después de este pequeño espejismo, todos los raiders profesionales nos pasaron como una exalación, y comenzó nuestra competición particular, simplemente acabar toda la prueba, y disfrutar todo lo posible con este increíble deporte que combina tantas disciplinas como tu imaginación sea capaz de crear.

Tras la primera orientación a pie de 6km, la magnífica organización nos esperaba con las bicicletas preparadas para partir hacia el segundo segmento con otros 10km de bicicleta y un ligero desnivel bastante mantenido, pero perfectamente ciclable. Tras este segmento, los 4 km de patinaje llegaron, y con él las risas, donde la mayor parte de los raiders, se notaba que solo se los ponían cuando era obligatoriamente necesario, y alguna caída nos hubiera gustado ver, como las de nuestros compis, los Drink Team, que tardaron más de 1 hora en recorrer los 3 km.

Tras finalizar este segmento, comenzamos con los 10km de orientación a pie, y a la vez, el tercer equipo de iniciación comenzó su aventura.
Gracias a la magnífica ayuda de un perro y un granjero, que con toda su cara y su jeta, metió una valla en medio de un GR apropiándose del camino para su granja, y es que en este país, vale todo…

Tras perder casi 1 hora y varios km extra, consigo regresar al camino y llegar hasta la siguiente prueba, la piragua. En una zona de en sueño, donde reinaba el silencio, 4 km de una muy tranquila travesía en un lago en absoluta calma, para finalizar en un embalse, lleno de caminos y bastante confuso, pero finalmente, llegamos a la zona de escalada, donde “partimos la pana” Kike es el único que sube el 6A y Ana y yo subimos el 5+ como una exhalación.

Finalmente y tras comer todo lo que podemos en el último avituallamiento, cogemos la bicicleta y nos dirigimos hacia el último segmento, los últimos 20 km de bicicleta, donde nos colamos y metemos la pata hasta el final, acabando en un campo recién arado, y a 100m de desnivel bajo donde deberíamos estar, así que, para arriba otra vez y finalmente, en última posición, pero muy orgullosos de ello, llegamos hasta Tamarite donde nos reciben todos nuestros compañeros con un sonoro aplauso.

Nos ponemos hasta arriba de embutidos, que estaban increíbles, un buen plato de pasta, dulces varios, cervecita y tras recoger todos los trastos, volvemos a casa con un muy, pero que muy buen sabor de boca. Por supuesto, que volveremos a participar en otro raid, y es que el equipo de Raids, comienza a fundamentarse.